Vicente Maciá: «Este año daremos mucho que hablar»

0
1515
Esta es la imagen con la que Maciá confirmó su paso a los banquillos / Foto cedida de Vicente Maciá
Esta es la imagen con la que Maciá confirmó su paso a los banquillos / Foto cedida de Vicente Maciá
Todo empezó en la temporada 2009/2010 para Vicente Francisco Maciá Hernández (Elche, 1989), actual entrenador y responsable del equipo, Ares Elevator, de Primera División. Pero él era un jugador más de un equipo creado por amigos para competir en la liga local de su ciudad. Maciá tomó la decisión más importante a mitad de la pasada temporada. Tras una reunión del equipo, pasó de ser jugador a entrenador con el objetivo de sacar adelante el primer año en Primera. Decidió tomar las riendas de un futuro que se les antojaba oscuro. Pero poco a poco lograron salir de ese pequeño agujero, salvándose in extremis, con remontada incluida, en el último partido del play-out de descenso a Segunda.

Pregunta: Llevan ocho temporadas en la Liga Local de Fútbol Sala de Elche. Desde Cuarta hasta Primera, y salvándose en el play out de descenso. ¿Qué se siente al haber pasado por todas esas emociones?
Respuesta: Ante todo se siente una satisfacción inmensa porque todo el trabajo realizado durante la temporada se ve premiado al final. Son ya muchas temporadas y siempre intentamos luchar por conseguir lo máximo. Ha habido temporadas más y menos buenas, pero lo importante es que siempre lo hemos dado todo por hacerlo lo mejor posible. Por lo tanto, cuando consigues algo, sientes que todo el esfuerzo ha sido recompensado.

Ganaron la Copa d’Elx en la temporada 2014-15, pero no pudieron certificar el ascenso a Primera por unos fatídicos penaltis en el play off de ascenso. ¿Cómo sentó eso en el vestuario?
Pues imagínate… Fue un jarro de agua fría para todos, pero sobre todo para los que llevamos toda la vida aquí. Fue un año muy bueno respecto a la competición y el buen rollo entre todos los integrantes. Se formó un gran bloque y desde el principio el objetivo fue claro, subir a 1ª división. Pero el fútbol a veces es así, y fue una pena no poder subir. Aunque semanas más tarde pudimos resarcirnos de esa derrota ganando, contra todo pronóstico, la Copa d’Elx ante el campeón de la liga de Primera, Pinturas JJ.

Cinco años en Segunda, intentando luchar por un nuevo ascenso. Hay que ser muy constante para conseguir llegar a la máxima categoría…
La verdad es que sí. Lo más fácil hubiese sido tirar la toalla, pero eso en este equipo ha estado prohibido siempre. Desde un primer momento, cada vez que fichamos a alguien, queremos que se ilusione y nos ofrezca casi tanto o más como los que llevamos aquí desde el principio. Es una condición primordial para poder hacer una buena temporada. Después se pueden dar circunstancias y que no logres el objetivo, pero bueno, dicen que quien la sigue la consigue… ¡Y al final lo pudimos lograr!

Vicente Maciá como entrenador de Ares Elevator / Foto cedida por Vicente Maciá
Vicente Maciá como entrenador de Ares Elevator / Foto cedida por Vicente Maciá

En la 2015-16 conseguís subir a Primera, y este último año la cosa no empezó muy bien y no conseguisteis una victoria hasta la jornada 9, justo el partido que decidiste tomar las riendas como entrenador.
Sí, fue un inicio bastante complicado. Las cosas no salían y los resultados cada vez eran peores. La plantilla no estaba contenta con el funcionamiento del club, por lo que hablamos y se decidió cesar al entrenador que, por entonces, nos llevaba. En ese momento fue cuando decidí tomar las riendas del equipo. Yo conocía muy bien a todos los integrantes y pensaba que con confianza, motivación y ganas, podíamos salir de aquel bache de resultados.

La temporada acaba con una permanencia milagrosa tras remontar la eliminatoria del play out de descenso. 2-0 perdiendo la ida y 4-0 ganando la vuelta de la eliminatoria. ¿Cómo estaba el equipo ese fin de semana?
Recuerdo que no fue una semana distinta a las anteriores. Sabíamos que para salvarnos teníamos que dar lo mejor de nosotros mismos, porque de lo contrario, nos podían dar un susto. Y así sucedió… Ese sábado fue cuando llegaron los nervios y las dudas, y fue quizás nuestro peor partido de la temporada. Se nos puso muy en contra la eliminatoria con aquel 2-0, pero al día siguiente cambió todo drásticamente para bien. Salimos concienciados desde el minuto 0 en que teníamos que remontar, y fue un partido espectacular. Todavía me acuerdo de las ganas con la que vi a mis jugadores, fue brutal… Esos son los momentos en los que te sientes orgullosos de todo el esfuerzo realizado. Tras un dominio absoluto, conseguimos remontar la eliminatoria y lograr la permanencia.

El equipo empezó siendo un equipo de amigos y a día de hoy, cuando vais a empezar la novena temporada, solo quedáis cuatro, y uno eres tú, entrenador y responsable del club. ¿Por qué se deciden esos cambios?
No fueron decisiones, más bien los demás tomaron otro camino, otras aficiones a parte del fútbol sala. Empezar a trabajar también hizo que algunos lo dejaran. Por parte de los más comprometidos, teníamos claro que si seguíamos en la liga, era para completar equipos serios y competitivos. Entonces se empezó a buscar a gente para suplir todas esas bajas.

Vía twitter habéis anunciado ocho incorporaciones para la temporada 2017-18. Un cambio drástico en la plantilla. ¿A qué se debe?
Obviamente, cuando se llega a la situación de jugártela en la última jornada, es que algo se ha hecho mal. Durante toda la temporada hubo muchos altibajos. No podíamos entrenar muchas veces porque nos faltaban jugadores, y eso se notó muchísimo. Al final es un integrante del equipo el que me ofrece un proyecto nuevo. Consiste en un grupo de amigos suyos en los que había mucha predisposición a entrenar e ir a tope desde el principio. No dudé en decirle que sí, y a partir de ese momento nos pusimos manos a la obra para la siguiente temporada.

¿Qué se espera de Ares Elevator en su segunda temporada en Primera?
Pues sin duda, muchas ganas e ilusión. Hasta ahora estoy muy contento con el compromiso de todos. En la primera toma de contacto en la pista, en las 24h de Francesc Cantó. Llegamos a las semifinales en las que fuimos eliminados por 3-1 ante el campeón de liga y copa, Irefrank. Iremos partido a partido y ya se irá viendo a qué aspiramos, aunque lo fundamental es lograr la permanencia. A partir de ahí, lucharemos por llegar lo más alto posible. Eso sí, ¡quién nos quiera ganar tendrá que correr mucho!

¿Y qué se espera de Vicente?
Bueno, en la misma línea que los demás, se espera mucha implicación y muchas ganas por hacer bien las cosas. Vivo mucho este deporte y quiero que la plantilla se contagien con mi ilusión desde el primer partido. Como digo siempre, con humildad y ganas se puede lograr todo, y estoy seguro que este año daremos mucho que hablar…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here