Tus Porteros, Tus Mejores Médicos.

0
355

En ocasiones los entrenadores preparamos unas sesiones de porteros que creemos que son impresionantes. Nos ponemos en el lugar del portero, tomamos medidas, utilizamos el mejor material disponible, analizamos los pros y contras … pero … o sorpresa … la cosa no sale como nos gustaría. Los porteros no están sintiendo lo mismo que nosotros o el ejercicio resulta complicado e incómodo o puede que ese día los porteros no «estén» para lo que hemos planificado tan meticulosamente.

Siempre se lo digo a mis porteros, ya sea en fútbol sala o en fútbol, los mejores médicos sois vosotros. Ese feeback cooperativo y positivo entre entrenador y porteros debe ser obligatorio cuando se realizan las sesiones.


«Las personas realmente grandes te hacen sentir que tú también puedes llegar a ser grande.»

Mark Twain

Entrenadores que hemos sido porteros, incluso los que nunca se han puesto debajo de los tres palos, da lo mismo, deberíamos medir las sensaciones de nuestros porteros y saber si nuestros ejercicios están siendo buenos y eficaces en ese momento.

Tampoco debemos caer en la trampa de hacer siempre caso a las mediciones o las opiniones de ellos, una cosa es tomarlas en cuenta y otra distinta que ese feeback te condicione el trabajo, puede ocurrir que ese día ellos no sean imparciales ni justos porque no tiene el día o no vienen con las pilas puestas. Eso ocurre.

Mi consejo es tener las cosas claras. Saber que quieres practicar y trabajar en cada ejercicio y a partir de ahí poder ir modificando la sesión en función a la unión de las opiniones de todos . Hay quien prepara la sesión sin alternativas y para mi es un error, porque puede llegar el día que tengas pensado trabajar un paso de valla, un blocaje o un desvío y los porteros no estén elásticos o tengan problemas físicos para realizarlos.

«Improvisar no es un verbo que debemos utilizar en el entrenamiento de porteros, la realización de tareas alternativas es lo correcto.»

Os dejo un vídeo en el cual realizamos el mismo ejercicio pero en dos temporadas distintas. Llevo más de siete años entrenando porteros y nunca repito ejercicios, pero últimamente realizo sesiones con ejercicios realizados en otras temporadas pero con oportunas variaciones técnico-tácticas para intentar mejorarlos. Como dirían, cada maestrillo tiene su librillo.

Los primeros 4 cortes pertenecen al ejercicio realizado la temporada 2016/2017, el resto de esta misma temporada 2018/2019.

El ejercicio es muy sencillo, blocaje frontal tras golpeo del EP, para un saque raso diagonal con salida 1C1 para realizar gesto cruz , repliegue lateral (frecuencia pisada) a portería para paso de valla (caída baja, cruz..etc). Lo más «peligroso» del ejercicio es la velocidad con la que los porteros lo realizan. Deben tener cuidado que los pasas y golpeos no se salgan de los parámetros de velocidad señalados.

¿Como intentamos solucionar o hacer mejor el ejercicio en esta ocasión? Llegamos a la conclusión que reduciendo las distancia de salida del portero como la ubicación del pase al segundo palo podría hacer que el ejercicio saliera mejor. (En el vídeo no se aprecia bien del todo, no se grabó toda la sesión 🙁 , pero en directo fue mucho mejor)

Ahora después de la experiencia hay que apechugar y ser autocrítico. Primer problema mío, el vídeo del ejercicio realizado en la temporada 16/17 lo vi hace dos semanas, se me pasó o no le dí importancia o por lo que sea no revisé la sesión como hago habitualmente, total que como no me gustó y decidí repetirlo de nuevo. Fallo dos, realizar el mismo ejercicio pensando que iba a mejorarlo por arte de magia, eso no ocurrió, porque llegamos a la sesión y mis queridos porteros , «los médicos», me advierten de los problemas que tenían para llegar al segundo palo. Intentamos realizar las correcciones oportunas y el ejercicio mejoró en ese sentido. 😉

De eso ha pasado una semana, y vuelvo a poner en duda todo y vuelvo a analizar lo pasado. ¿Y si tal vez ni ellos ni yo pensábamos en trabajar lo mismo? La finalidad para mi, o lo que yo pretendía trabajar en ese momento era la velocidad y el posicionamiento espacial en el repliegue, independientemente de la parada en paso de valla y mi sensación es que ellos lo que se trabajaba era exclusivamente la parada.

Lo mejor de entrenar es que sigo dudando de todo lo que hago con la misma intención siempre, fabricar mejores porteros y más con la ayuda de ellos, los médicos, que me hacen salir de la zona de confort cada día.

«En mejor médico para tus ejercicios es tu portero»

Rafael Pastor Almodovar EDP

P.D.: Aunque tus médicos te pongan el termómetro y digan que tienes fiebre, comprueba antes que el termómetro no estuviera al sol.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here