No es lo mismo ser que estar

0
1777

En el deporte, los especialistas del deporte, somos muy dados (me incluyo) a lo que denominamos ciclos. Ya vale para un entrenamiento como para definir una época ganadora… o perdedora.

Recuerdo de mis clases de macroeconomía (podéis seguir leyendo,  no asustarse…) aquello de que la economía eran ciclos, tiempos de bonanza y tiempos de crisis, puntos de inflexión, y todo el rollo ese…

Con los años relacionas cosas y piensas incluso en tu propia vida. Un ciclo donde te pegabas unas fiestas donde no había fin. Otro ciclo donde conoces a una pareja y acabas yéndote a vivir con ella. Otro ciclo cuando tienes hijos. Otro ciclo… bueno, más ciclos.

Olvidaros del momento filosófico y volvamos al deporte. En su momento viví un ciclo deportivo ganador muy bueno. Grandes éxitos con mi equipo Sprinter / Los Serranos, un ascenso con aquel Bimil-lenari que fue mi primera experiencia en la gestión de equipos, y luego el apoteósico ascenso con el Elche C.F. Sala (hacía tiempo que no escribía esta palabra…) con aquel doble penalti de Pau a falta de décimas y la parada de Nico en la tabla de penaltis (de momento el único ascenso en la pista del equipo, alguno piensa que soy como Billy Goat y la maldición de los Cub de Chicago). Una liga con el Via-Sport contra pronóstico. Y quizás lo alargaría con la permanencia que conseguimos con un equipo de gente de la liga local de Elche en ¡¡Segunda B!! con más cojones que palmeras con el Xaloc Alacant F.S.; quizás muchos no conozcan esa historia pero para mí sin duda fue una de las historias más bonitas de superación que he vivido en el fútbol sala. ¿Y después de aquello? El olvido… hasta hace un año.

Ahora mismo vivimos un ciclo ganador. Hay un equipo, Irefrank F.S., que domina con puño de hierro la liga, tienen una aventura con un equipo federado que les va muy bien, campeones de España de ligas locales (yo sólo pude ser subcampeón…) y siguen liderando la liga de fútbol sala de Elche. Veo en Pedro Tarraga (el entrenador), en Frank Asensio (el alma del proyecto), y los jugadores la misma ilusión y fuerza que tenía yo hace ya unos cuantos años cuando pretendía, que iluso, cambiar el fútbol sala de Elche junto con Patricia. Pero los ciclos se acaban y vendrán momentos malos, y si algo he aprendido es que en los momentos malos es cuando se demuestra la fortaleza y la preparación de los proyectos y de las personas.

Siempre lo he dicho, soy de proyectos con plazos de caducidad. Pienso que es mejor irse que te tiren, pero no irse cuando las cosas van mal, uno se va cuando las cosas van bien. He actuado así en todo en lo que me he enrolado profesionalmente. Tanto en el deporte como en mi vida laboral. Muchos lo han utilizado para atacarme definiéndome como que no acabo los proyectos. No es cierto. Cuando la ilusión se pierde no se trabaja igual. Y he tenido la suerte de poder bajarme del barco cuando he querido sin que nadie con justificación me pueda echar en cara nada, porque siempre he dado la cara. Y llegará un día en que esta segunda aventura (y eso que segundas partes no suelen ser buenas) en la liga local llegue a su fin. Ahora mismo la ilusión me mueve a seguir haciendo una liga más potente, más participativa, más ilusionante para todos. Creo que hemos avanzado muchísimo en un año, pero también es cierto que hemos hecho cosas mal… que nadie se olvide que tenemos menos equipos que la temporada pasada, para mí personalmente es un fiasco gordo, que quizás se ve disimulado porque tenemos una de las mejores primeras divisiones que se ha visto en los últimos años en nuestra ciudad. Como siempre digo no todo es blanco y negro, hay un montón de grises. Pero sobre todo lo que hay son muchas ganas de seguir con este ciclo que pretendemos que sea uno ganador.

No es lo mismo ser que estar. Los ciclos hay que aprovecharlos. En los buenos momentos como los “donettes”, te salen amigos por todas partes. Vivimos un ciclo complicado en el fútbol sala de Elche, quizás estamos llegando al punto de inflexión en que esto pueda crecer, o quizás no lo conseguiremos. Y si no lo conseguimos quizás muchos recuerden que quien perdió la liga de fútbol sala de Elche fue Rubén. Estas cosas van así. Pero vamos a luchar por que estéis orgullosos de nuestra liga. Y cuando eso llegue será el momento de volver a ilusionarse con otra cosa… con otros proyectos. Mientras tanto ¡Disfrutemos!

 

Escrito por: Rubén Maestre – Presidente de la liga de fútbol sala de Elche

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here