«Los malos momentos se van olvidando y los buenos siempre los recordamos»

0
1025
Rafa Castro junto a un compañero

Muchas personas piensan que las segundas partes nunca fueron buenas. Defienden que cuando una persona toma una decisión, la debe mantener con todas las consecuencias posibles, pero a veces las segundas partes pueden ser mejor incluso, que la primera vez. Esto le ocurre al protagonista de hoy, Rafa Castro, portero de Mudanzas Guerrero en Primera División que decidió tomarse una segunda oportunidad en el fútbol sala.

Una lesión que precipitó todo

Todo ocurrió hace cinco años, cuando Rafa estiró la pierna izquierda para parar un balón como tantas veces había hecho antes, pero algo no surgió bien. «Recuerdo que cuando me levanté, sentía que algo iba mal y pedí el cambio», explica Rafa. Todas las sensaciones se volvieron una triste realidad. Finalmente, Rafa se había lesionado del abductor izquierdo. Lo que empezó siendo una «simple» lesión se fue convirtiendo en una pesadilla. Rafa no acababa de recuperarse, ya llevaba casi ocho meses fuera de la pista y no recuperaba la elasticidad suficiente.

Antes de retirarse, Rafa intentó volver una vez más a la pista fichando por Irefrank F.S junto a su amigo Sese. «No logré ni debutar y finalmente decidí dejarlo por temas laborales. No quería ni ir a ver un partido, perdí la ilusión», reconoce Rafa. Tras más de ocho meses alejado de la pista y sin poder despedirse como merecía. Rafa se retiró de la Liga Local dejando una estela de títulos y trofeos en su haber y después de defender la portería de equipos como J’Hayber o Tabarca.

Rafa Castro celebrando el título de Liga

Una segunda oportunidad más que merecida

Después de varios años alejado de las pistas, algo había cambiado en Rafa en los últimos meses. Las ganas por volver a competir, por sentir la adrenalina de estar bajo palos y de compartir esos momentos junto a compañeros y amigos empezaron a surgir. «Hace un par de meses, empecé a notar esa sensación dentro de mí, me apetecía volver. Se lo comenté a mi amigo Flecha y le dije que si volvía tenía que ser junto a él, Josema y Suker», recuerda Rafa.

Finalmente, Rafa decidió volver a la Liga Local defendiendo los colores esta vez, de Mudanzas Guerrero. «Tengo mucha confianza con ellos, a la mayoría los conocía de antes y eso ha ayudado a que seamos un grupo muy familiar», explica Rafa. Asimismo, el propio jugador de Mudanzas Guerrero afirma que le sorprendieron los primeros entrenamientos, ya que después de cinco años creía que iba a tener mayores dificultades para entrenar. «Cada vez que tocaba un balón, me sentía como antes de la lesión y eso era fundamental ante toda la competencia que hay en la portería», comenta Rafa.

Como el propio Rafa comentaba, la competencia en la portería iba a ser un elemento fundamental en Mudanzas Guerrero. «Fiché sabiendo perfectamente que éramos tres porteros. La competencia siempre es buena y más en este equipo, donde he conocido a dos grandes porteros con los que me llevo a la perfección», asevera Rafa. Sabedor de que volver no iba a ser fácil, el propio Rafa estaba preparado para que comenzara una de las temporadas más importantes de su trayectoria deportiva, la temporada de su regreso.

De menos a más a lo largo de la temporada

Tras un inicio un poco dubitativo en los primeros encuentros de la temporada, Mudanzas Guerrero empezó a demostrar su potencial a medida que pasaban las jornadas. «En algunos momentos nos ha faltado ese punto de físico para mantener la intensidad suficiente, pero a medida que trascurren los partidos nos estamos encontrando con mejores sensaciones sobre la pista», afirma Rafa.

Rafa Castro durante un partido

Tal es así, que Mudanzas Guerrero no ha dejado escapar ni un punto en lo que va del nuevo año, con seis victorias de seis posibles. «Las sensaciones son muy buenas en esta segunda vuelta. Poco a poco, nos estamos metiendo en los puestos de arriba y debemos continuar así, si queremos conseguir el objetivo», reconoce Rafa. Un objetivo que no podría ser otro que el famoso premio para el campeón de la Liga, ya que como el propio jugador de Mudanzas Guerrero admite siempre hay que luchar por el objetivo final.

Asimismo, el propio Rafa asegura que después de 19 partidos se encuentra en un gran estado de forma, tanto mentalmente como físicamente necesario para luchar por dicho objetivo. «Espero seguir más años a este nivel, ya que pienso que puedo dar todavía más de mí y ayudar al equipo varias temporadas más», concluye Rafa.

En multitud de ocasiones, las segundas partes no fueron buenas. Sin embargo en esta ocasión, el regreso de Rafa Castro ha sido la mejor noticia posible para los aficionados que disfrutan cada fin de semana del fútbol sala.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here