Dos ascensos, una rivalidad

Los equipos Bar Crespo's / Bar Luna y Noemí Nails / Bar Paquita han conseguido el ascenso a la máxima categoría de la Liga Local en un año marcado por la gran rivalidad mostrada sobre la pista

0
906
Dos ascensos, una rivalidad

Suena el pitido inicial, los jugadores de ambos equipos están dispuestos a dejarse el alma por conseguir derrotar a su rival de enfrente, ya que llevan esperando este partido durante todo el año. Las discusiones, trifulcas y desencuentros son la tónica habitual del encuentro debido a la gran tensión que se respira en el ambiente, pero por encima de todo se puede ver el verdadero fútbol sala que albergan los jugadores de las dos plantillas. Después de cincuenta minutos de espectáculo, el árbitro determina con el pitido final un ganador. Esta ha sido una de las grandes sensaciones que ha dejado la Segunda División de la Liga Local esta temporada, tanto Bar Crespo’s / Bar Luna como Noemí Nails / Bar Paquito han conseguido enganchar a los aficionados a uno de los grandes clásicos de la categoría. Tras conseguir ambos equipos el ascenso a la máxima categoría, los protagonistas de los dos conjuntos describen los enfrentamientos vividos entre ellos y sus expectativas para la próxima temporada.

Una rivalidad dentro de la pista

Cuando uno se mete dentro de los entresijos de un partido de fútbol sala, suele olvidar durante esos minutos cualquier amistad que les una con un solo objetivo, lograr la victoria. “Mucha gente nos pregunta por la rivalidad entre los dos equipos, pero la razón no es otra que en ambos equipos hay amistades fuera de la pista. Además, en Bar Crespo’s hay jugadores que el año anterior estaban con nosotros. Todo esas situaciones suman y crean esa rivalidad sana que hay entre ambos”, explica el entrenador de Noemí Nails, Miguel.

Bar Crepo's / Bar Luna esta temporada en la Liga Local

Por otra parte, los enfrentamientos marcados por esta rivalidad han sido uno de los elementos más novedosos y vistosos de esta temporada en Segunda División. “Eramos los dos equipos más potentes de la categoría y el título se iba a decidir entre uno de los dos. Este motivo y la más que comentada rivalidad han hecho que nuestros partidos sean uno de los clásicos de Segunda División”, cuenta el entrenador de Bar Crespo’s / Bar Luna, Andrés Castaño.

Sin embargo, esta rivalidad también ha surgido fuera de los banquillos, ya que jugadores de ambos equipos han reconocido en diversas ocasiones que disputar este tipo de partidos siempre supone querer demostrar lo máximo de uno mismo. “Pienso que el año que viene la rivalidad puede ser mayor, ya que no han conseguido vencernos en ninguno de nuestros enfrentamientos. Solo hay que ver como celebraron el gol en el último partido donde no nos jugábamos nada. No conseguir vencer ninguno de los tres partidos frente a tu rival directo debe ser duro para ellos”, argumenta el jugador de Bar Crespo’s / Bar Luna, Christian Crespo.

La plantilla de Noemí nails celebrando el ascenso en la Liga Local

Por su parte, dentro de toda rivalidad siempre hay que mantener la calma para que dichos enfrentamientos no sobrepasen la buena fe de los jugadores de ambas plantillas. “Mantener la tranquilidad en estos partidos es fundamental, debido a que los nervios están a flor de piel. Eso sí, la rivalidad siempre es buena mientras sea sana. Hay límites que confío en que nunca se sobrepasen por parte de ninguno de los dos equipos”, reconoce el capitán de Noemí Nails / Bar Paquito, Andrés García.

Una temporada para recordar

Al principio de año seguramente ambos equipos hubiesen firmado sin pensar lo que les deparaba esta temporada, ascender a falta de varias jornadas y sin apuros a la máxima categoría de la Liga Local de Elche. “Ha sido un año excepcional donde conforme pasaba el tiempo y los partidos nos íbamos dando cuenta que el ascenso directo no era tan lejano como pensábamos a principios de temporada. Finalmente, gracias a la unión dentro y fuera de la pista se ha cosechado una temporada inmejorable”, reconoce el entrenador de Bar Crespo’s / Bar Luna.

El equipo Bar Crespo's / Bar Luna celebrando la victoria en el vestuarioEse compañerismo ha sido recalcado en multitud de ocasiones por casi todos los jugadores como una pieza clave a la hora de conseguir los objetivos y luchar cada vez por mayores logros. “Sinceramente, para mí lo más importante ha sido cuidar al grupo, arrimar el hombro todos hacia un mismo objetivo y apoyar a los compañeros cuando no tenían su día”, asegura el portero de Bar Crespo’s / Bar Luna, Cristián Catalin.

Del mismo modo, una parte fundamental del deporte y de poder competir todos por un único objetivo es conseguir una unión perfecta dentro y fuera del campo. “Ha sido la mejor temporada a nivel competitivo que he vivido en el fútbol sala y creo que la clave es que se han convertido en una verdadera familia tanto sobre la pista como en el día a día”, confiesa el entrenador de Noemí Nails / Bar Paquito.

La plantilla de Noemí Nails en la típica cena de equipo

Sin embargo, no todo puede ser perfecto en una temporada. Siempre hay altibajos a lo largo del año y sensaciones que se quedan marcadas incluso cuando finaliza el mismo. “Pese a que ha sido una temporada espectacular en todos los aspectos, a nivel personal si me llevo una pequeña espina. No hemos conseguido derrotar a nuestro principal rival en ninguno de los partido y en mi opinión llevábamos mejor equipo. A veces la intensidad y la falta de fortuna juegan malas pasadas, pero desde aquí solo queda felicitar al rival por la temporada que ha hecho”, admite el segundo entrenador de Noemí Nails / Bar paquito, Juanito.

La máxima categoría les espera

La exigencia de Primera División es abrumadora en muchas ocasiones, hay equipos que no consiguen adaptarse a la intensidad y la tensión que genera jugar contra los mejores equipos de la ciudad. “Sabemos de la dificultad de la categoría. Por ello, el primer objetivo siempre será la permanencia y a medida que vayamos avanzando ya se verá si podemos aspirar a grandes cosas o ser cautos”, afirma Christian Crespo.

Noemí Nails antes de un partido de la Liga Local

Para lograr cualquier objetivo siempre se tiene que planificar la temporada con bastante anterioridad para llegar a los primeros partidos en el mejor estado de forma después de la pretemporada. “Desde el cuerpo técnico estamos trabajando para traer algún jugador que mejore el nivel que ya tiene el grupo. Sin embargo, no hemos hecho ningún movimiento oficial en el mercado todavía , pero tenemos algunos acuerdos que van ayudar mucho al equipo en Primera División”, revela el segundo entrenador de Noemí Nails / Bar Paquito.

Además, tanto jugadores como cuerpo técnico deben tener claras las claves que debe seguir el equipo en su nueva aventura en la máxima categoría. “Lo mejor que tenemos es que somos una plantilla muy joven y con muchísima ambición. El físico no va a ser problema para competir en la categoría, pero nuestro punto flojo va a ser la veteranía que tienen los equipos ya contrastados en Primera División. Tenemos que ir con pies de plomo y no perder la cabeza en ningún partido, cada fallo puede hacernos perder puntos”, explica el portero de Bar Crespo’s / Bar Luna.

Bar Crespo's celebrando una victoria en el vestuario

Aunque jugar en la máxima categoría siempre es una gran éxito, los jugadores no pueden confiarse si no quieren que la experiencia se les convierta en un verdadero infierno. “Debemos luchar todos por un mismo objetivo, si no es así, no conseguiremos la permanencia. Confío plenamente en el equipo y estoy deseando comenzar la temporada para disputar el sueño de toda una plantilla”, finaliza el capitán de Noemí Nails / Bar Paquito.

Tanto jugadores como cuerpo técnico están deseando comenzar la temporada para disputar uno de sus sueños, competir en la máxima categoría de la Liga Local de Elche. Por su parte, los aficionados únicamente están esperando conocer el calendario para apuntarse uno de los grandes derbis de los últimos años, pero en esta ocasión en Primera División. Pase lo que pase esta nueva temporada, los dos equipos han demostrado ser una familia tanto dentro como fuera del campo y eso no tiene precio. Los ascensos han sido simplemente una recompensa a la gran temporada realizada y ahora tocará luchar por ver que equipo se lleva el duelo definitivo en su primer año en Primera División. Que empiece a rodar el balón cuanto antes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here