Cuando Fuimos Campeones

0
1506

Hacíamos Rubén y yo memoria de quienes habían sido los campeones de estas últimas ediciones en la liga local de Elche, llegando a un punto en el que nuestros recuerdos, no nos daban para más. Es una verdadera lástima no tener una base de todos los jugadores que han pasado por la liga local, han sido tantos y tan buenos que deberían ser reconocidos algún día.

Como uno ya está mayor os narraré, aprovechando el medio, el primer campeonato que ganamos en la liga local de Elche. Os presento aquel Sprinter / Los Serranos – Campeones de liga – 2005/2006.

Arriba: Ramón Segarra, Óscar García Poveda, Santi, Rubio, Pepo, Fran (portero), David, José González, Kike. Abajo: Pedro, Fiti, Ismael(portero), Jonhy, Juan. Faltan: Javi Carretilla, Guti, Victor, Jose Aretxa. 

«A veces haCE falta tocar fondo para emprender el camino que conduce a la gloria»

Comenzamos la temporada con mucha ilusión, para algunos era nuestro segundo año en el equipo y habíamos pasado nuestro primer año haciendo una buena temporada pero sin el premio de conseguir la liga. En aquella época no existían los play-off al título y únicamente había una liga regular de la que saldría campeón el primer clasificado al termino de la misma.

Nunca fui mejor que nadie ni me considero campeón de nada, bastante tenía yo con no meter los balones que iban fuera, pero si tuve la suerte de jugar en un equipo campeón.

Si en algo destacaba el equipo era la unión que había, con un plantel que se convirtió en algo más que compañeros de vestuario pasando a ser amigos gracias al fútbol sala. Fue un año fantástico, el pivot marcaba, el portero paraba, la defensa era contundente, los alas volaban … ganamos esa liga 2005/2006 sin perder un partido, máximos goleadores, menos goleados … nos llevamos todo.

Ese año logramos hacer un equipo con GEN ganador. Ese GEN ganador existe, se nace con el y sobre todo se pega. El GEN ganador se contagia, se trasmite, te infecta…igual que el GEN perdedor, ojo que este también se pega y se trasmite, es negativo y corrosivo como el polonio. Huye de él en cuanto lo huelas, despréndete de ese GEN y únete a gente con GEN ganador. Como en la vida, hay gente que aparca a la primera y hay otra gente que no aparca por muchas vueltas que dé. Hay quien nace con GEN negativo, es su sino. Nosotros supimos aprovecharnos de nuestro GEN ganador, ese GEN que sale y se demuestra cuando las no salen las cosas, cuando el equipo lo necesita, es algo que se siente y sentíamos ese año.

Me viene a la cabeza aquella frase «La gran mentira del fútbol sala» … puedes tener toda la técnica del mundo, trabajar como un cabrón la táctica y las acciones a balón parado, estar físicamente como un toro, pero si no hay un trabajo grupal en el que todo el mundo reme hacia la misma dirección el objetivo será imposible de lograr…cada día lo creo más.

“El trabajo en equipo es la capacidad de trabajar juntos hacia una visión común. La capacidad de dirigir los logros individuales hacia los objetivos de la organización. Es el combustible que permite que la gente normal logre resultados poco comunes.” – Andrew Carnegie

Ganar es difícil, muy difícil…cuando ganes algo, aunque sea el torneo de cartas del bar de la esquina, no lo subestimes…más aun, no dejes que nadie lo infravalore, hay mucho polonio que dirá que no valía e intentará menospreciarlo….disfrútalo, tú sabes lo que te costó conseguirlo y más aún, nunca se sabe cuando se va a ganar algo más, puede que nunca lo vuelvas a lograr.

Los equipos solo cumplen objetivos si en el grupo se olvidan los intereses personales, se olvidan las individualidades, se piensa en el compañero antes que en el beneficio propio,  se suma antes que se resta, se mira por todos y por todo lo que importa al grupo, así se consiguen las grandes cotas como equipo y las grandes cotas como club.

Tuvimos esos años la suerte de tener dos grandes marcas. Esas que ahora se echan en falta pero que seguro volverán y apostarán por el futsal local. Nosotros pudimos disfrutarlas y no creo que podamos agradecer en su totalidad la apuesta que hicieron por nosotros. Desde aquí gracias a ellas y a los «presis» por el esfuerzo que hicieron para que no nos faltara de nada ese y muchos años más, gracias.

Miro atrás, y conseguir un título para un equipo como el nuestro era algo casi inimaginable, pero jornada tras jornada, veíamos que era posible siempre que estuviéramos asociados hacia el mismo fin. La serenidad en el éxito y la confianza en los momentos difíciles por lo que hacíamos, estaba dando sus frutos, cada semana el objetivo estaba más cerca.

Aclarar que estar unido no significa dar palmaditas en la espalda al compañero, poner buena cara por delante y machacarlo por la espalda, ni hacer como sino pasara nada cuando se erraba o alguien se salía del tiesto, más bien todo lo contrario, para nosotros era exigirnos lo máximo en cada del partido, cada entrenamiento y eso implicaba involucrar a la gente cada uno de nuestra manera, y aunque en ocasiones no fuera la más acertada siempre se intentaba hacerlo por y para el bien del grupo. La de SMS que he gastado a lo largo de mi carrera hasta que apareció el whatsapp, seguro que los que habéis estado conmigo os acordáis de ellos.  😉

«La fuerza del lobo radica en la manada»

Ahora contemplo el panorama desde fuera y mi punto de vista es distinto. Como entrenador he visto, veo y veré situaciones muy parecidas a las que nos ocurrieron en aquel Sprinter cuando yo era jugador. Me da la sensación que todo es cíclico y muy parecido y da igual en el equipo y categoría que haya estado. Parecidas historias, mismas charlas, mismos problemas en distintos lugares, pero todos con un objetivo final. Un objetivo que solo se llega sumando grano a grano, sin pensar más allá de dar todo el siguiente entrenamiento, el siguiente partido. No hay más, solo vale el ahora.

Solo un EQUIPO es capaz de juntarse 10 años después.

Que sirva este artículo como homenaje a todos estos compañeros y amigos, que de algún modo, hicieron la liga local de Elche un poco más grande, rompiendo esquemas, jugando y ganando a los mejores de la época y logrando una liga más que merecida, nuestra primera liga.

«Los campeones no están hechos en el gimnasio. Los campeones están hechos de algo que tienen en su interior, un deseo, un sueño, una visión.» Muhammad Ali

No puedo olvidar ni quiero, a dos piezas importantes de aquella primera liga. Oscar y Kike, lo que han cambiado las cosas y las vueltas que hemos dado todos. Oscar empezaba sus primeros pasos como entrenador y de ahí … a ejercer la profesión de entrenador a nivel profesional. Kike, un gran tipo, mejor persona, indispensable, desinteresado, siempre sumando. Se os quiere cada uno con vuestros defectos y virtudes siempre sereís mis  cono-cidos  🙂

!Va por ustedes señores! Orgulloso de compartir vestuario con vosotros.

.

.

.

Luego vinieron otros años, otras ligas, otros jugadores, otros equipos, otros entrenadores, otros clubes, ganamos y perdimos otras ligas,  pero esas son … son otras historias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here