Ángel Álvarez: “Abandoné Dr. Shoes porque dejamos de ser un equipo”

0
238
Ángel Álvarez durante un partido con Dr. Shoes

Tener un hijo siempre cambia tu vida. Más todavía, si tu propio hijo comparte la misma pasión por el deporte que tú. Por ello, multitud de padres intentan disfrutar del fútbol sala acompañando a sus hijos de cualquier forma posible. Este es el caso del protagonista de hoy, Ángel Álvarez, entrenador de Pilsen Restauración en Segunda División de la Liga Local que nos desvela de la importancia que tuvo su hijo para comenzar su andadura en los banquillos y los motivos de su marcha de la máxima categoría.

Sus inicios en los banquillos

Las ideas son pensamientos que van cambiando continuamente dependiendo de lo que ocurra a tu alrededor en un determinado momento. “Todo surgió de repente. Por aquel entonces, yo jugaba en la Liga Local y mi hijo comenzaba a dar sus primeras patadas a un balón. En ese instante, todo cambió y decidí formar un equipo con los niños del barrio”, rememora Ángel Álvarez.

Y es que, cuando una persona decide disfrutar del deporte desde una visión diferente pueden ocurrir dos cosas: enamorarte de esa nueva labor o no querer realizarla más. “En el momento que decidí adentrarme en el mundo de los banquillos comenzó todo. Empecé como bien he dicho con un equipo de niños de cinco años y me enganchó tanto que no he podido parar desde aquel momento”, admite el actual entrenador de Pilsen Restauración.

Ángel Álvarez dirigiendo a su hijo en un partido

A partir de ese instante, la carrera como entrenador de Ángel Álvarez ha tenido multitud de recuerdos que siempre se quedan en la memoria: “Uno de los períodos que más me marcó fue conseguir el ascenso a la máxima categoría con el equipo, Bar La Taronja, después de comenzar con ellos en Cuarta División. Tampoco podría olvidar el subcampeonato logrado con Dr.Shoes, donde disfruté como casi nunca lo había hecho”.

La marcha a su actual equipo

Cuando logras grandes éxitos con un equipo siempre es difícil decir adiós y despedirte de aquellos jugadores que en un momento fueron prácticamente tu familia. “Poner punto y final a una etapa no es tarea sencilla. Sin embargo noté que mi tiempo en Dr. Shoes había acabado y decidí marcharme al ver que habíamos dejado de ser lo primordial, un equipo”, reconoce Ángel Álvarez.

Sin embargo, cuando a una persona le fascina un deporte no puede estar mucho tiempo alejado de él. Al poco tiempo, Ángel Álvarez decidió aceptar la oferta y tomar las riendas de su actual equipo, Pilsen Restauración. “Fue un cúmulo de cosas, ya que empecé a ver al equipo porque mi hijo jugaba en él. Finalmente, me ofrecieron si quería ser su entrenador y no lo dudé ni un instante”, explica el entrenador.

Ángel Álvarez dirigiendo en un partido de Dr.Shoes en la Liga Local

Una decisión que fue sencilla, ya que pese a que abandonaba la máxima categoría tenía la oportunidad de volver a disfrutar del fútbol sala. “Me ofrecieron fichar por otros equipos de Primera División, pero preferí comenzar de cero para volver a estar cómodo con lo que hago. Esa es mi premisa fundamental y en este equipo la estoy cumpliendo totalmente hasta el momento”, desvela el entrenador de Pilsen Restauración.

Expectativas para esta temporada

Con el inicio de cada nueva temporada, los equipos normalmente comienzan los primeros partidos de una forma irregular para ir carburando el estilo propio. “A mí parecer estamos jugando verdaderamente bien, aunque no estamos teniendo demasiado premio. Vamos a seguir trabajando para intentar ser más regulares con el paso de la jornadas hasta ver donde podemos llegar”, asegura Ángel Álvarez.

La principal labor del técnico no es otra que conseguir ese estilo propio que antes comentaba para disfrutar cada fin de semana sobre la pista. “Quiero que lleven el peso del partido y que sepan realmente a lo que juegan, tanto si un día están mejor como si no nos sale nada. Al perfeccionar todo esto, ya podremos marcarnos metas más altas a lo largo del año”, recalca el entrenador de Pilsen Restauración.

Después de comenzar su andadura en los banquillos entre otras cuestiones por su hijo. Ahora, Ángel Álvarez vuelve a disfrutar del mundo del fútbol sala de la mano de Pilsen Restauración. Como de costumbre, el fútbol sala fortaleciendo la familia entre todos los compañeros de equipo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here